Negligenciasmedicas.legal

Daños nerviosos debido a cirugías médicas: ¿cuándo es mala praxis?

La cirugía, un elemento esencial en el arsenal médico para tratar afecciones graves o salvar vidas, conlleva inherentes riesgos, entre ellos el daño a los nervios. Este tipo de lesión puede acarrear consecuencias devastadoras como pérdida de sensibilidad, dolor crónico o parálisis, haciendo imprescindible discernir entre los riesgos normales de cualquier intervención quirúrgica y aquellos que podrían surgir de la mala praxis.

¿Qué es el daño nervioso?

Los nervios son vitales para la transmisión de señales entre el cerebro y el cuerpo. En intervenciones quirúrgicas, particularmente en aquellas cerca de áreas densamente inervadas, los nervios pueden dañarse por varios motivos. Estos incluyen cortes accidentales con instrumentos quirúrgicos, extracción inadecuada de tejidos, aplicación excesiva de calor o químicos, o compresión prolongada de nervios. Dependiendo de la ubicación y severidad de la lesión, los efectos pueden variar significativamente, desde alteraciones en la sensibilidad hasta problemas de movilidad y funcionamiento de órganos, o la aparición de dolor crónico.

Mala praxis médica: ¿cuándo aplica?

La mala praxis implica que el daño nervioso no solo era evitable, sino que resultó de una negligencia o falta de la debida diligencia esperada del equipo médico. Esto puede manifestarse de varias maneras, como una preparación inadecuada para el procedimiento, el uso de técnicas quirúrgicas inapropiadas, o el manejo incorrecto de los instrumentos médicos. Un cirujano podría causar un daño por no seguir correctamente la anatomía del paciente o por aplicar técnicas erróneas que lesionan un nervio directamente.

Determinar si un daño nervioso específico constituye mala praxis requiere usualmente la evaluación de expertos en medicina que puedan determinar si el tratamiento proporcionado cumplió con los estándares médicos aceptados bajo circunstancias similares. La línea entre un error médico y una complicación legítima es a menudo difusa, pero generalmente, en casos de mala praxis, el daño ocurre por una desviación clara de los estándares de cuidado aceptados o por acciones imprudentes por parte del médico.

¿Qué hacer si sospecha de mala praxis?

Frente a un posible caso de mala praxis, es crucial actuar meticulosamente. Primero, se debe recopilar y conservar detalladamente todos los registros médicos y documentos relacionados con la cirugía y el tratamiento postoperatorio. Estos documentos son fundamentales para cualquier evaluación médica o análisis legal posterior. Obtener una segunda opinión médica independiente puede ser esencial para discernir si el daño era evitable o una complicación razonable dados los detalles específicos del procedimiento.

Además, consultar con un abogado especializado en negligencia médica puede proporcionar una perspectiva invaluable. Estos profesionales están equipados para evaluar la viabilidad de una reclamación por mala praxis y guiar a los afectados a través del complejo entramado legal que estos casos implican. Estos litigios no solo requieren de una base médica sólida sino también de una argumentación convincente que demuestre que el daño fue el resultado directo de una negligencia y no una mera complicación quirúrgica.

¿Está buscando un abogado especializado en negligencia médica?

Más entradas

Ciclosporina

La ciclosporina es un medicamento inmunosupresor utilizado principalmente en el ámbito de los trasplantes de órganos para prevenir el rechazo del injerto. Este fármaco también

Warfarina

La warfarina es un anticoagulante oral ampliamente utilizado en la práctica médica para la prevención y tratamiento de diversas condiciones tromboembólicas. Este medicamento actúa inhibiendo

Heparina

La heparina es un medicamento anticoagulante que se utiliza para prevenir y tratar la formación de coágulos de sangre en el cuerpo. Es un polímero

Clotrimazol

El clotrimazol es un medicamento antifúngico ampliamente utilizado en la medicina para tratar diversas infecciones micóticas. Se clasifica dentro del grupo de los imidazoles y

¿Qué empresa trata tus datos?

Melendos Business S.L.

¿Por qué tratamos los datos que te pedimos?

Tratamos tus datos para poder prestarte los servicios de Melendos.

¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de datos?

Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que se hayan solicitado a través del Sitio Web.

¿Se van a hacer cesiones o transferencias con tus datos?

No se prevén transferencias internacionales de datos. Los datos podrán ser cedidos a profesionales del derecho con los que colaboremos, exclusivamente para gestionar tu solicitud.

¿Cuáles son mis derechos?

Puedes ejercitar tus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, oposición, limitación u olvido.
¿Tienes dudas? Tanto si tienes alguna duda o sugerencia como si quieres darte de baja ponte en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: clientes@melendos.es.