Negligenciasmedicas.legal

Negligencia en el tratamiento de enfermedades infecciosas | ¿Cómo reclamar?

Las negligencias médicas también pueden producirse a causa de un tratamiento de enfermedades infecciosas.

En la siguiente guía analizamos las principales causas y cómo proceder para velar por tus intereses como paciente si resultas afectado.

Negligencia médica al tratar infecciones hospitalarias

La negligencia médica en el tratamiento de infecciones hospitalarias puede tener graves consecuencias para los pacientes

Estas infecciones se refieren a las que directamente son adquiridas dentro del hospital o centro médico (no fuera, sino después de ingresar en el hospital, clínica o centro médico) y pueden ser causadas por diversas formas de negligencia. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las infecciones hospitalarias, conocidas como nosocomiales, son ahora mismo un grave problema en los servicios de salud de todo el mundo. No solamente en España. De hecho, son considerados como el evento adverso que más muertes causa en los hospitales

Las infecciones hospitalarias son el evento adverso que causa más muertes en los hospitales 

Estas infecciones son poca broma, dado que suponen un riesgo significativo para la salud de los pacientes con enfermedades moderadas o graves. También en quienes sufren enfermedades crónicas o tienen el sistema inmunológico débil

Es decir, no tienen porqué afectar de la misma forma a dos pacientes distintos, sino que cada caso puede ser un mundo. Por eso es importante que los especialistas tengan mucho cuidado, porque algunos despistes pueden costar la vida del paciente. 

Para tratar de combatir este tipo de infecciones médicas y que no afecten a los pacientes, en los últimos años se implementaron diversas medidas, incluyendo el uso de nuevas tecnologías y cambios en las prácticas hospitalarias durante los ingresos. También se incrementó la seguridad desde el COVID.

A pesar de que se ha invertido en su prevención (algo que consideramos fundamental), es un tipo de negligencia médica que sigue ocurriendo. Es importante que lo conozcas por si te sucede, para que sepas que puedes reclamar, luchar por tus intereses y ser indemnizado debidamente.

Formas de negligencia a causa de infecciones hospitalarias 

Algunas formas de negligencia por infecciones en los hospitales incluyen las siguientes:

  • El uso de jeringuillas no esterilizadas
  • La falta de asepsia en el entorno clínico
  • Tratamientos con medicamentos caducados 
  • Instrumental infectado

Entre otros. Son solamente algunos ejemplos de posibles infecciones médicas hospitalarias más comunes actualmente y con las que hay que tener mucho cuidado, para que no se produzcan. 

El problema es que estas prácticas negligentes pueden llevar a la transmisión de infecciones a los pacientes, especialmente aquellos que son más susceptibles debido a su edad, estado inmunológico u otras enfermedades subyacentes. Por eso es tan importante que los médicos trabajen con mucho mimo.

Tipos de infecciones hospitalarias

La clasificación de las infecciones hospitalarias incluye, principalmente, las siguientes: bacterias, virus, parásitos y hongos

Las bacterias pueden ser comensales, que son parte de la flora normal del cuerpo y previenen la proliferación de microorganismos dañinos o patógenos, que son los responsables de causar infecciones en el cuerpo humano. Por ejemplo, escherichia coli intestinal y estafilococos cutáneos coagulasa negativos.

En el caso de las bacterias no comensales, su objetivo es el de perjudicar la salud del individuo. Suelen ser externas y pueden provocar la gran mayoría de infecciones graves dentro del ámbito sanitario. Por ejemplo, la Staphylococcus aureus, los Grampositivos Anaerobios, los Microorganismos Gramnegativos  Enterobacteriaceae y también la inhalación de aerosoles por agua contaminada.

Los virus también pueden ser transmitidos en el entorno hospitalario y causar daños y enfermedades en los pacientes. Poca broma con esto porque hablamos de enfermedades que pueden ser graves como hepatitis B y C, virus sincitial respiratorio, citomegalovirus y rotavirus. 

Los parásitos y hongos también pueden causar infecciones en pacientes con inmunodeficiencia grave. Entre los que nos encontramos: Candida albicans, Aspergillus spp, Cryptococcus neoformans y Cryptosporidium. Además, no siempre afectan a todas las personas por igual, por eso es importante tener un especial cuidado. 

Infecciones hospitalarias más comunes

Entre los tipos más comunes de infecciones hospitalarias más frecuentes se encuentran las relacionadas con el tracto urinario, el sistema cardiovascular, el sistema gastrointestinal, el sistema reproductivo, la piel y las infecciones postquirúrgicas.

¿Necesitas un abogado experto en negligencias médicas?

Consulta con un abogado experto en Negligencias Médicas de tu zona. Accede a nuestra red de abogados de toda España y contacta con hasta 3 profesionales hoy mismo.

 

Aparte de las mencionadas, también se incluyen las infecciones respiratorias como la neumonía y los problemas en los órganos externos como los que pueden suceder en la piel, los huesos y las articulaciones. Son los más frecuentes.

Es importante conocer las más comunes para tener especial cuidado, sobre todo por las consecuencias fatales que puede tener el paciente. Y también porque muchas pueden evitarse con una mayor prevención.

“El 25% de las infecciones podrían evitarse con más prevención”

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, alrededor del 25% de los casos de infecciones hospitalarias se podrían prevenir mediante una mayor seguridad en la higiene y el control de enfermedades infecciosas

Solo en Europa, estas infecciones hospitalarias se estima que afectan a más de cuatro millones de pacientes y causan alrededor de unas 37.000 muertes al año. La mayoría de los casos ocurren en la UCI, donde se encuentran los pacientes más graves y que son más susceptibles a las infecciones nosocomiales. 

Una problemática real que afecta a pacientes y a hospitales

Las infecciones hospitalarias suponen un problema real que hoy en día afecta tanto a los pacientes como a los hospitales. 

Para los pacientes, significa un aumento en el tiempo de hospitalización y la necesidad de utilizar medicamentos adicionales como los antibióticos, que pueden tener efectos secundarios y causar cualquier otro problema asociado. Además, en algunos casos incluso podría poner su vida en peligro, lo cual es algo muy grave.

Desde el punto de vista del paciente, estaríamos hablando de un claro caso de negligencia médica por infección hospitalaria. La cuantía de la indemnización sería en función de la gravedad del caso, porque puede ser algo leve o muy grave.

Para los hospitales, también representa un problema de recursos, ya que se incrementa el tiempo de ocupación de las camas, que podrían ser utilizadas por otros pacientes. Por otro lado, se aumenta el gasto en medicamentos y otros recursos hospitalarios. Al mismo tiempo que empeora la fama del propio hospital.

“El 6% de los pacientes que entran en un hospital contraen una infección”

Es una problemática que hay que combatir, sobre todo si tenemos en cuenta que se estima que aproximadamente el 6% de los pacientes que acuden a hospitales contraen una infección hospitalaria. Son datos a nivel de Europa y es una cifra muy alta y que pone los pelos de punta. Hablamos de 6 de cada 100 personas. 

Por tanto, las infecciones hospitalarias representan una grave amenaza para la salud de los pacientes y es fundamental tomar medidas para prevenir y controlar estas infecciones, aumentando la seguridad en la higiene y el control de enfermedades infecciosas en los entornos hospitalarios.  

Siempre hay algo que se puede hacer y es clave que los profesionales médicos pongan más de su parte para tratar de combatirlas. Porque hay mucho que hacer.

¿Cómo se puede demostrar negligencia?

El diagnóstico y las pruebas médicas realizadas pueden ser de gran utilidad para demostrar la negligencia en el tratamiento de infecciones hospitalarias. 

Cada paciente dispone de un historial médico con las pruebas que se le han ido realizando, lo que puede ayudar a demostrar que el paciente no tenía ninguna infección antes de la consulta y que la infección se contrajo dentro del hospital. Principalmente, estas 2 cuestiones:

  • Demostrar que el paciente no tenía ninguna infección antes de acudir a consulta
  • Demostrar que se contrajo en el centro sanitario y calcular si se contrajo pasadas las 72 horas exigidas para tratarse de una infección intrahospitalaria

En casos de negligencia médica por infección hospitalaria, tener un respaldo con el historial médico del paciente y las pruebas realizadas es clave para poder demostrar que efectivamente se actuó con negligencia médica y por eso contrajo la infección médica.

Recuerda que los pacientes tienen derecho a recibir atención médica segura y libre de infecciones. Y por tanto, los profesionales de la salud deben cumplir con los estándares de atención y las precauciones que sean necesarias para prevenir la propagación de infecciones en el entorno hospitalario.

Si esto te sucede, puedes reclamar, porque sería un caso claro de negligencia médica a causa de una infección hospitalaria contraída en el hospital.

¿Te ha quedado alguna duda sobre cómo proceder en estos casos? Recuerda que podemos llevar tu caso y denunciar el acto negligente que te ha causado una infección hospitalaria. Siempre con la ayuda del mejor profesional, para conseguir la mayor cuantía de indemnización posible. ¿Hablamos? 

¿Necesitas un abogado experto en negligencias médicas?

Consulta con un abogado experto en Negligencias Médicas de tu zona. Accede a nuestra red de abogados de toda España y contacta con hasta 3 profesionales hoy mismo.

¿Qué empresa trata tus datos?

Melendos Business S.L.

¿Por qué tratamos los datos que te pedimos?

Tratamos tus datos para poder prestarte los servicios de Melendos.

¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de datos?

Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que se hayan solicitado a través del Sitio Web.

¿Se van a hacer cesiones o transferencias con tus datos?

No se prevén transferencias internacionales de datos. Los datos podrán ser cedidos a profesionales del derecho con los que colaboremos, exclusivamente para gestionar tu solicitud.

¿Cuáles son mis derechos?

Puedes ejercitar tus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, oposición, limitación u olvido.
¿Tienes dudas? Tanto si tienes alguna duda o sugerencia como si quieres darte de baja ponte en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: clientes@melendos.es.