Negligenciasmedicas.legal

Responsabilidad patrimonial sanitaria | ¿Qué es y cómo reclamar?

¿Sabes qué es la responsabilidad patrimonial sanitaria? Te contamos todo lo que necesitas saber sobre ella ya que es un concepto que debes conocer para poder actuar ante una negligencia médica.

Introducción a la responsabilidad patrimonial sanitaria

La responsabilidad patrimonial sanitaria se refiere a la obligación que tienen las administraciones públicas de indemnizar a aquellas personas que hayan sufrido daños como resultado de acciones, omisiones o funcionamientos anormales en los servicios de salud. 

A diferencia de la responsabilidad civil, que opera en el ámbito privado y requiere de la demostración de culpa o negligencia por parte del profesional, la responsabilidad patrimonial sanitaria adopta un enfoque más objetivo.

¿Necesitas un abogado experto en negligencias médicas?

Consulta con un abogado experto en Negligencias Médicas de tu zona. Accede a nuestra red de abogados de toda España y contacta con hasta 3 profesionales hoy mismo.

Esto significa que no es necesario demostrar la negligencia del servicio o del profesional para tener derecho a una indemnización; basta con probar que el daño es consecuencia directa de la acción o inacción del servicio público de salud.

Ejemplos reales de responsabilidad patrimonial sanitaria

Un paciente sufre complicaciones graves debido a un diagnóstico tardío por falta de seguimiento adecuado; otro que recibe un tratamiento incorrecto debido a un error en su historial clínico; o incluso un caso de infección hospitalaria por condiciones inadecuadas en el centro de salud.

En todos estos casos, si se demuestra que el daño está directamente relacionado con el servicio recibido, podría activarse la responsabilidad patrimonial sanitaria.

Este concepto no solo es un mecanismo de compensación económica para las víctimas de malas prácticas o errores médicos. Es también una herramienta esencial para promover la mejora continua en los servicios de salud, al hacer que las administraciones públicas sean más conscientes de las consecuencias de sus fallos y omisiones.

A través de este sistema, se busca alcanzar un equilibrio entre la protección de los derechos de los pacientes y la sostenibilidad de los servicios de salud públicos.

Regulación legal y su relevancia

La legislación española contempla la responsabilidad patrimonial sanitaria como un derecho fundamental de los ciudadanos a ser indemnizados por lesiones que sufran en sus bienes y derechos, siempre que estas sean consecuencia del funcionamiento de los servicios públicos y no se deban a casos de fuerza mayor.

Este principio de responsabilidad se encuentra desarrollado en distintas normativas, siendo especialmente relevante el artículo 32 de la Ley 40/2015, que detalla los elementos configuradores de dicha responsabilidad: acción u omisión, lesión o daño, y el nexo de causalidad entre el servicio proporcionado y el daño sufrido.

Elementos clave de la responsabilidad patrimonial sanitaria

  • Acción u omisión: cualquier acción incorrecta o la falta de acción por parte del personal médico, que resulte en un perjuicio para la salud del paciente, puede ser motivo de responsabilidad patrimonial. La evaluación del daño, su alcance y el grado de culpabilidad son aspectos fundamentales para determinar la cuantía de la indemnización.
  • Lesión o daño: la ley exige que el daño alegado por el paciente sea evaluable económicamente, efectivo e individualizado. Esto significa que debe ser un perjuicio concreto y demostrable, no admitiéndose supuestos hipotéticos o indeterminados.
  • Nexo de causalidad: es imprescindible demostrar que existe una relación directa entre la actuación del servicio de salud y el daño sufrido por el paciente. Este aspecto es crucial para establecer la responsabilidad de la administración pública.

Procedimiento para reclamar

Para iniciar una reclamación por responsabilidad patrimonial sanitaria, el paciente dispone de un plazo de un año desde el momento en que se produzca la lesión.

Es esencial seguir primero el procedimiento administrativo correspondiente, pudiendo recurrir a la jurisdicción contencioso-administrativa si no se alcanza una resolución satisfactoria.

Paso 1: Identificación del daño y recopilación de pruebas

El primer paso en el procedimiento de reclamación es identificar claramente el daño sufrido y recopilar todas las pruebas posibles que lo sustenten.

Esto incluye informes médicos, testimonios de testigos, registros hospitalarios, y cualquier otro documento que pueda demostrar que el daño es real, evaluable económicamente, y directamente relacionado con la actuación o la omisión de los servicios de salud.

La detección de este daño debe ser efectiva, concreta y susceptible de cuantificación económica, excluyendo supuestos hipotéticos o indeterminados.

Paso 2: Presentación de la reclamación ante la administración competente

Una vez que se han recopilado las pruebas, el siguiente paso es presentar formalmente la reclamación ante la administración pública competente.

Este proceso implica la redacción de un escrito de reclamación en el que se detallen el daño sufrido, las pruebas recopiladas, y la relación de causalidad entre el servicio de salud y el perjuicio experimentado.

Paso 3: Valoración y respuesta por parte de la administración

Tras recibir la reclamación, la administración llevará a cabo una valoración del caso. Este proceso implica un análisis de las pruebas presentadas, la determinación de la existencia de responsabilidad patrimonial y, si procede, el cálculo de la indemnización correspondiente.

La administración tiene el deber de emitir una respuesta motivada, aceptando o rechazando la reclamación, y en caso afirmativo, especificando el importe de la indemnización.

Paso 4: Recurso contencioso-administrativo en caso de desacuerdo

Si la administración rechaza la reclamación o si el reclamante considera que la indemnización ofrecida no es adecuada, existe la posibilidad de presentar un recurso contencioso-administrativo ante los tribunales.

Este paso eleva la disputa a la esfera judicial, donde un juez revisará el caso, las pruebas y la aplicación de la ley para emitir una sentencia. Es importante destacar que, para este punto, la asistencia de un abogado especializado en derecho sanitario se vuelve indispensable.

¿Necesitas un abogado experto en negligencias médicas?

Consulta con un abogado experto en Negligencias Médicas de tu zona. Accede a nuestra red de abogados de toda España y contacta con hasta 3 profesionales hoy mismo.

¿Cómo encontrar un abogado para reclamaciones de responsabilidad patrimonial sanitaria?

Si deseas consultar con un abogado especialista en reclamaciones de responsabilidad patrimonial sanitaria, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora. 

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.

¿Qué empresa trata tus datos?

Melendos Business S.L.

¿Por qué tratamos los datos que te pedimos?

Tratamos tus datos para poder prestarte los servicios de Melendos.

¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de datos?

Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que se hayan solicitado a través del Sitio Web.

¿Se van a hacer cesiones o transferencias con tus datos?

No se prevén transferencias internacionales de datos. Los datos podrán ser cedidos a profesionales del derecho con los que colaboremos, exclusivamente para gestionar tu solicitud.

¿Cuáles son mis derechos?

Puedes ejercitar tus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, oposición, limitación u olvido.
¿Tienes dudas? Tanto si tienes alguna duda o sugerencia como si quieres darte de baja ponte en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: clientes@melendos.es.