Negligenciasmedicas.legal

Negligencia por imprudencia médica  | ¿Cómo reclamar?

La negligencia por imprudencia médica es una situación en la que un médico comete un error o actúa de manera imprudente, causando daños o lesiones a un paciente. 

Este tipo de negligencia médica lamentablemente está a la orden del día y puede suceder por diversas razones. Si has resultado afectado, ahora puedes denunciar y luchar por tus intereses. ¡Te contamos cómo!

Guía | ¿Qué es una negligencia por imprudencia médica?

Una negligencia por imprudencia médica se produce cuando un médico no sigue las precauciones que debe o no cumple con los estándares aceptados. Como consecuencia, provoca algún tipo de daño en el paciente, ya sea físico o moral.

Se puede producir de distintas maneras:

Diagnóstico erróneo

Un médico puede cometer un error en el diagnóstico de una enfermedad, lo que puede llevar a un tratamiento incorrecto o tardío

Esto puede suceder si el médico no presta suficiente atención a los síntomas del paciente, interpreta mal los resultados de las pruebas realizadas o no contempla todas las posibilidades diagnósticas. 

Por eso es importante que el médico revise bien el historial clínico del paciente y le haga preguntas, para poder determinar de la forma más eficiente posible qué es lo que le ocurre. Si hace caso omiso y diagnostica mal al paciente, podría ser considerado un acto de negligencia médica por clara imprudencia.

Error en el tratamiento

Un médico puede cometer un error al fijar un determinado tratamiento a un paciente. Por ejemplo, puede equivocarse al recetar un medicamento, darle más dosis de la que necesita o no considerar las otras pastillas que está tomando, porque podría ser incompatible. 

¿Necesitas un abogado experto en negligencias médicas?

Consulta con un abogado experto en Negligencias Médicas de tu zona. Accede a nuestra red de abogados de toda España y contacta con hasta 3 profesionales hoy mismo.

No a todos los pacientes les funciona lo mismo ni le sientan bien los mismos tratamientos. Por eso es fundamental realizar un correcto diagnóstico para cuidar de la salud del paciente. De lo contrario sería considerado negligencia médica.

Retrasos en las citas 

Un médico que pospone las citas de sus pacientes puede no ofrecer el mejor seguimiento a los pacientes tras un tratamiento o procedimiento. Esto podría dar lugar a una detección tardía de complicaciones, cuando ya sea demasiado tarde. 

El seguimiento es fundamental tras intervenciones complejas o enfermedades crónicas, para detectar cualquier problemática a tiempo y evitar que vaya a más. De lo contrario se consideraría un acto negligente.

Falta o errores en el consentimiento informado

Un médico debe tener el consentimiento del paciente por escrito antes de realizar una intervención. En ese documento se le informa de todo. Se consideraría negligencia si el documento contiene errores o si no ha sido proporcionado.

Negligencia durante la cirugía

La negligencia durante un procedimiento quirúrgico puede incluir una variedad de situaciones diferentes. Entre ellas, realizar una cirugía incorrecta o cometer algún error en la intervención, entre muchas otras. 

En una intervención, es fundamental que se verifique correctamente la identidad del paciente antes de empezar. Confundir la identidad del paciente podría ser un acto negligente, dado que podría dar lugar a una cirugía equivocada. 

La negligencia también puede ocurrir si se realiza una incisión o procedimiento en el sitio incorrecto del cuerpo. Esto puede deberse a una mala comunicación o una falta de marcación adecuada del sitio quirúrgico antes de la cirugía. 

Utilizar instrumentos contaminados o hacer uso de un equipo que no está en condiciones adecuadas también puede generar graves problemas. Al igual que si se administra una dosis incorrecta de anestesia o si se produce una reacción adversa a la anestesia debido a una falta de evaluación adecuada de la salud del paciente. 

Todas estas situaciones pueden suceder en una cirugía y perjudicar al paciente. Efectivamente, serían casos de negligencia médica

Complicaciones postoperatorias negligentes

Después de la cirugía, es importante ofrecer al paciente un cuidado postoperatorio adecuado para prevenir complicaciones y asegurar una buena recuperación.

La negligencia puede ocurrir si no se proporciona esta atención, no se hace seguimiento, no se recetan ciertos medicamentos necesarios, etc. En ese caso, el paciente estaría en su derecho de protestar.

Negligencia, imprudencia e impericia, ¿son lo mismo?

Cuando se trata de mala praxis médica, a menudo se ponen estos conceptos sobre la mesa y en muchas ocasiones se utilizan como sinónimos. Pero lo cierto, es que hay algunas ligeras diferencias entre ellos.

La negligencia médica ocurre cuando un profesional no cumple con las normas de su profesión y no actúa cómo debe. Este error puede deberse a descuidos o incluso puede tener que ver con factores como el estrés, la sobrecarga de trabajo, el alto volumen de pacientes y la presión en ese preciso momento. 

Una imprudencia médica implica una acción temeraria por parte del profesional de la salud, poniendo en peligro la vida o la recuperación normal del paciente. Esta forma de actuar puede suceder e implicar una mayor o menor gravedad. Por ejemplo, hacer el turno sin dormir puede ser una imprudencia médica. 

La impericia se refiere a la falta de habilidad o experiencia por parte del profesional sanitario. Quiere decir que no tiene los conocimientos necesarios para ejercer su profesión de acuerdo con los estándares médicos, lo que puede causar daño directo al paciente. Por ejemplo, en casos donde se le diagnostica de forma errónea por falta de conocimientos o de experiencia.  

Consecuencias para el paciente

La negligencia por imprudencia médica puede tener graves consecuencias para el paciente, incluyendo lesiones físicas, deterioro de la salud, complicaciones médicas y angustia emocional. Se puede llegar a pasar muy mal incluso anímicamente y no a todas las personas les puede afectar de la misma manera. 

En casos graves, puede resultar en la muerte del paciente. Por lo que las consecuencias pueden ser diferentes según el acto negligente y bajo ningún concepto pueden quedar impunes.

Lista de imprudencias leves y graves que pueden afectar al paciente

Las imprudencias pueden ser de carácter leve o grave en el ámbito médico. Por ejemplo, pueden producirse las siguientes acciones: 

  • Lesión que afecte la integridad corporal, moral o física y requiera o no de cirugía. 
  • Pérdida de un miembro u órgano principal del cuerpo, pérdida de un sentido, impotencia, esterilidad, mutilaciones o deformidades corporales. 
  • Pérdida de un miembro no principal o la inutilidad de un órgano.
  • Lesiones o enfermedades en el feto que lo perjudiquen o provoquen un desarrollo defectuoso en el futuro, ya sea físico o psíquico. 

Estos son solo algunos ejemplos de imprudencias graves que puede cometer un médico. Pero también existen imprudencias leves que pueden dar lugar a que el paciente pueda solicitar una indemnización, pero tienen consecuencias menos severas que las mencionadas anteriormente. 

A partir de la reforma del Código Penal en 2015, las faltas leves pasaron a considerarse como delitos leves y se castigan como infracciones con penas menores, según lo establece el artículo 13.3 del Código Penal. 

Mientras que en los casos graves se contempla la posibilidad de prisión, en las imprudencias leves se pueden imponer inhabilitaciones para ejercer o multas, pero nunca una pena de cárcel. 

¿Qué hacer en casos de negligencia por imprudencia médica?

Si se determina que el médico no actuó de acuerdo con los estándares adecuados y que esto causó daño al paciente, se puede considerar una negligencia médica por imprudencia y puede ser leve o grave según su tipo. 

¿Necesitas un abogado experto en negligencias médicas?

Consulta con un abogado experto en Negligencias Médicas de tu zona. Accede a nuestra red de abogados de toda España y contacta con hasta 3 profesionales hoy mismo.

Si tienes sospechas de haber sufrido una negligencia por imprudencia médica, te recomendamos recapitular todos los informes médicos que tengas y luego contratar el asesoramiento de un abogado especializado en negligencia médica

El abogado puede evaluar el caso y presentar una reclamación legal para solicitar una compensación adecuada por el daño causado, que puede ser diferente según el caso y el paciente.

Estas negligencias médicas por imprudencia están a la orden del día y bien sean leves o graves, recuerda que son tus derechos. Esperamos que esta información te haya resultado de utilidad. ¿Te ha quedado alguna duda? 

¿Qué empresa trata tus datos?

Melendos Business S.L.

¿Por qué tratamos los datos que te pedimos?

Tratamos tus datos para poder prestarte los servicios de Melendos.

¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de datos?

Estos datos son necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios que se hayan solicitado a través del Sitio Web.

¿Se van a hacer cesiones o transferencias con tus datos?

No se prevén transferencias internacionales de datos. Los datos podrán ser cedidos a profesionales del derecho con los que colaboremos, exclusivamente para gestionar tu solicitud.

¿Cuáles son mis derechos?

Puedes ejercitar tus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, oposición, limitación u olvido.
¿Tienes dudas? Tanto si tienes alguna duda o sugerencia como si quieres darte de baja ponte en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: clientes@melendos.es.